domingo, 14 de septiembre de 2014

RED-LIGIÓN: Un AMÉN para salvar al mundo

Yo andaba paseando hace más de veinte años por Norteamérica, cuando escuché por primera vez hablar del internet. Estaba en una biblioteca pública esperando por el texto de Klimt pedido a la gorda antipática del mostrador, que no entendía mi inglés (ni yo el suyo) ni conocía al pintor, cuando un seminarista salvadoreño que me seguía en la fila de solicitantes pronunció la palabreja (inédita para mí) en tono de preocupada crítica, dirigiéndose al cura anciano que lo acompañaba. Mientras yo buscaba escuchar más sobre esa red interna, por si era un requisito para que la encargada ubicase y me diese el condenado libro, el sacerdote le respondió al angustiado joven algo como esto: “Hijo mío (al voltear vi que no se parecían), esa Torre de Babel con tanta gente comunicándose no tiene futuro, se caerá como la otra, la gente está acostumbrada a hablar cara a cara, por teléfono o por carta, y a ir a su misa. No hay que temer, los sacramentos se dan en persona y esa moda del internet no afectará lo que lleva siglos siendo”. Lo aseguró con la certeza de la ignorancia, siempre mala profeta, mientras yo recibía ¡por fin! mi Klimt sin entender nada del comentario anterior y olvidándolo hasta hoy.

Pero actualmente todos sabemos que la espiritualidad se pesca y se vende como nunca con las redes sociales. Son incontables los individuos, grupos y organizaciones que se la pasan debatiendo por computadora  acerca de si Jesucristo existió (o Dios, o el Diablo), o realizando búsquedas teológicas entre un mar de noticias personales y de asuntos mercantiles o adoctrinamientos políticos, o anunciando eventos religiosos u obras de caridad, o empleando esa vía de alcance masivo para fomentar los antiguos credos, fomentar sectas nuevas o atacar a los de creencias distintas a las suyas. Muchos discuten acerca de la moralidad que afecta al hecho de poder vivir tan informado, tan conectado con otras personas y opiniones, otros rezan por sus conocidos cuando leen lo que estos publican, o se indignan y los eliminan como amigos por ser unos herejes virtuales, y, como era de esperar, hasta el Papado fijó posición cuando vio lo que le venía encima. Hace unos años sugirió en su cuenta Pontifex que los sacerdotes deben aprovechar al máximo los recursos de la comunicación digital para el mejor servicio de la fe, y con iniciativas como el Movimiento Regnum Christi convirtió a las redes sociales en lugares para la evangelización y el adoctrinamiento, buscando seguramente crear una Tierra Santa Virtual.



Entretanto, las demás religiones también usan el internet para extender sus creencias, que a menudo son tentáculos bañados en sangre, o ven expuestos por ese medio, ante la opinión pública, sus cruentos excesos. ¿O es que en pleno siglo XXI los fanáticos no siguen vejando, oprimiendo, decapitando, lapidando, ahorcando, mutilando, violando, encarcelando, quemando vivo o matando de otras formas medievales a quien desafía a sus ruines intereses disfrazados de normas bondadosas, dogmas indiscutibles y elevadas metas espirituales? ¿Acaso no se limita o prohíbe el uso de internet en regímenes totalitarios o en naciones musulmanas como es el caso de Irán o de Turquía? La Web ha llevado a incontables oportunistas dentro y fuera de las iglesias a extender sus manos codiciosas hacia un mercado billonario, enguantando sus garras con el disfraz de blogs individuales o comunitarios, portales, sitios herméticos, organizaciones caritativas, grupos de admiradores de santos, líderes religiosos o movimientos apostólicos. Abundan los iluminados que defienden teorías místicas y evolutivas jaladas por los pelos, los espacios de reflexión o sermoneo personal, los lugares donde se discute sobre temas espirituales tan áridos como siempre, pero con más virulencia por ser debatidos desde la seguridad de una pantalla y del cobarde  anonimato.

Este artículo podría convertirse en una crónica sobre el uso religioso de las redes sociales y su influencia sobre el abaratamiento de los costos del apostolado presencial y del mantenimiento de los lugares tradicionales de culto, mientras fermentan los adoctrinamientos en el continente digital. Facebook y otros sitios acogen en plan mercantil a vivos y a muertos, permiten al usuario aceptar o eliminar contactos según su estatus de vida o sus creencias, y rebosan de anuncios que exhortan a rezarle a Dios, a la Virgen, al profeta o al santo X por tal o cual causa, o a contribuir con una acción caritativa por una causa justa, o a escribir “amén” para motivar al Cielo a salvar desde la vida de un pobre niño enfermo hasta la de un país en desgracia. Pero el punto que le interesa a Raguniano es conocer tu opinión acerca del tema. ¿Eres de quienes creen que escribir “amén” hará cambiar la realidad negativa propia o ajena por una mejor, o que hacerlo te convertirá en una persona más efectiva, compasiva y buena, o al menos contribuirá públicamente a mejorar tu imagen? ¿Te repugna toda esa manipulación masiva, o la encuentras útil y conveniente? ¿Cuál es tu conducta a la hora de pasar por un sitio religioso dentro del continente virtual? Por favor déjanos saber tu posición, pues ya quedó establecido que la red también sirve para hablar sobre estos temas, y verás debidamente valorados y difundidos tus comentarios y aportes en este espacio de libre pensamiento.


Escrito por: Gustavo Löbig


 (A esto es que hacemos referencia: a manipular, alienar y jugar con el miedo o la autoestima de las personas)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido tu comentario: